Entelequia

Carencia,
solo papel en blanco
pero, palabras 
nada de nadie quieren.
Carámbano multicolor
y tinta helada;
solo aire, sombras y humo
al papel que sigue en blanco
tanto duele
tanto quieres 
tanto, tanto que nada
y el papel se viste de blanco.
Se anula y aniquila en la pared de la Universidad.
¿Cómo se escribe el vacío?
¿De qué color debe ser la palabra que no existe?
¿Qué conjuro inventará lo que nunca ha sido nombrado?
El papel que sigue en blanco
no puede apalabrar
lo que no existe.
Intoxicadas;
las palabras duermen su hastío 
en espera de que Luna
recuerde cómo era eso de soñar.
~Marieli Calderón 2017~

Advertisements

Anhelo de mariposas negras

Noche de verano en una luna mordida;
sinfonía de silencios marcan el vals,
campanitas de insomnio
en vuelo de mariposas negras.

Acuarela de estrellas
en canvas de vacío
dos pizcas de aire saborean la arena.

No existen espejos para las sombras
ni cuervos en lo profundo;
partículas de nada al tiempo.

Embelesa la elegía del murciélago
y sorprende a la redundancia apática
esa melancolía del habitual suicidio crepuscular.

Quiero ser flor de acantilado,
deshacerme de todas las luces;
quiero soñar lo efímero
desde el arrullo de las mariposas negras.

~Marieli Calderón 2016~

image

Se ha perdido el nombre de la rosa

 

Corazón verde: encuentra el nombre de la rosa;
sí, esa de lo que solo se sabe “quería otra cosa”.
Lloran las espinas sin sangre de hastío
y fue apenas uno, el beso del duende.

Se le escapó a la semiótica,
burló la fenomenología
y dejó cavilando la “crítica de la razón pura”.

Internaron al pretor del cliché en un lugar común.

Dicen que vuela en espumas azules.
Comentan que se escapó con un elfo.
Llora Delfos la muerte del oráculo.

Nada se explican en la mesa redonda;
vestidos de nada Freud, Jung, Lacan y Marcuse.

Suspira el verde corazón, suspendido
en un columpio de rocío.

–Ves allí en donde todo es vacío;
solo es el hechizo de esa rosa que vive
en el idilio de un duende enamorado.

~Marieli Calderón 2016

image

Delira la barca de papel

Vestida de coral
cruza el océano; una barca de papel.

Iza sus velas de susurros
y acaricia sueños de burbujas.

Navega sin instrumentos, solo estrellas
en cartografía de peces de colores.

Persigue un rastro de plata la melodía del timón.

Infinitos azules anulan el tiempo;
al compás del deliro de un pez espada.

Sabe a profundidades el viento.

Travesía tatuada por calamares;
se sumerge en crestas de olas verdes.

Cómplice la arena se sonroja con el polizón en su orilla.
Canta Ulises: “Promesa de Golondrinas”…

image

Tedio

Harta de plumas,
dadme membranas;
tanta luz solo cría ciegos
necesito oscuridades.

Harta de pulmones,
sueño con agallas;
este pozo de aire estancado
necesita inundaciones.

Harta de la lotería de caudillos.
¡Llega Ananké!
Más me gusta un acantilado
que tres sueños de verano.

Harta de desiertos de cemento,
hambre de arena;
autómatas sin semántica
de conformismo programado.

Harta de la uniformidad.
¡Venga el caleidoscopio!
Asoma el cadáver de cenizas
urge transfusión de colores.

Salí del trance murciélago;
sumergida en agua de luna y cantando.image

~Marieli Calderón 2016~

Diálogo de señuelos

—Ten, te presto mi máscara;
eso de ser búho tiene su magia.
—¿Qué quieres con la Apariencia?
Mira, cuidado se nutre de esencias.

Se ríe de pena el esperpento
e intenta.

—Calla, escóndete
secuestran las líneas del pavimento.

Zurce un druida el mar
y canta.

— Sal y que te vean
los pájaros pasean de noche.

Llora la guitarra encadenada
y murmura.

—¿Sigues ahí? Lo de zombie
te queda bonito.

Exprime el eco a una roca
y suspira.

Gardenia en puño
y exhala.

—Alga soy y solo eso;
la luna quemó mi antifaz.

~Marieli Calderón 2016~

image.jpeg

Shhhhhhhhhhhhhhhhh

 

Shhhhhhhhhhhhhhh
cristales rotos
Shhhhhhhhhhhhhhh
rastro de cadenas
Shhhhhhhhhhhhhhh
burbujas de alfileres

Es el trance a Montesinos.
Es el vuelo de Clavileño.
Es el conjuro de Melquiades.
Es el duende verde.
Es el llanto de los plomos del Sacromonte.

Shhhhhhhhhhhhhhhhhh

Cejijunta la monja turca
vuela en su escoba
por alguno de los cielos de Ptolomeo;
carcajadas de Galatea.

Shhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Matan al poeta saturado de retórica.
Ni yo ni mar ni tú vomita el naufragio.

Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Factura a la palabra, senilidad de verbos
tonta semiología la del exegeta.

Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

que duerme el sueño, soñando
ser enunciado.

Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

~Marieli Calderón 2016~